La persona que otorga un testamento pude prever la sustitución del heredero designado. Hay que diferenciar dos tipos: la vulgar y la fideicomisaria.

En la sustitución vulgar se hereda en vez de otro, por haber fallecido antes el primer heredero designado.

En la sustitución fideicomisaria el testador encarga al heredero que conserve y transmita a un tercero los bienes de la herencia. Se trata de heredar después de otro. Este heredero que recibe el encargo de conservar y transmitir es conocido como fiduciario. La persona a quien debe transmitir es el fideicomisario. Al testador que establece el fideicomiso nos referiremos como causante o fideicomitente.