¿Cómo reclamar los gastos de hipoteca?

La Sentencia del Tribunal Supremo de 23 de Diciembre de 2015 ha iniciado una interpretación que favorece la declaración de abusividad y por tanto de nulidad de la cláusula que desplaza al prestatario, en los préstamos con garantía hipotecaria, al pago de la totalidad de los gastos de formalización, inscripción, gestión e incluso de tributación.

Como consecuencia del ello se están iniciando las correspondientes reclamaciones judiciales reclamando los gastos de notario, gestor de la escritura, inscripción en el Registro de la Propiedad e Impuesto de Actos Jurídicos Documentados.

No hay unanimidad en la respectivas sentencias del los Tribunales respecto a los importes que hay que retornar, pero sí que predominan las sentencias que declaran la abusividad de la cláusula. Es decir, de interponer una reclamación judicial vamos a conseguir la estimación de la demanda en cuanto a la declaración de abusividad, pero el resultado efectivo del reintegro de los gastos puede ser diverso. Algunos Juzgados están admitiendo el pago de  los gastos de inscripción y de reparto entre las partes de los del notario, sin considerar el reintegro del Impuesto. Otros solamente los del notario y Registro. Y en cambio otros admiten la totalidad.

Lo que sí parece bastante reiterado, si bien no en todas las sentencias, es la condena en costas a la entidad demandada, por considerarse que la acción principal, es decir  la declaración de abusividad de la cláusula en cuestión, ha sido apreciada por el Tribunal.

Por todo ello, recomiendo la correspondiente reclamación judicial de la totalidad de los gastos pagados por la escritura de préstamo hipotecario, es decir minuta de notario, factura del gestor, factura del Registro de la Propiedad y liquidación del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Si el Tribunal no nos aprecia la reclamación total por lo menos recibiremos una parte y además, previsiblemente, las costas judiciales las deberá pagar la entidad bancaria.

La reclamación se puede realizar no sólo para los préstamos vigentes si no también para los vencidos, debido a que, al tratarse de nulidad radical, la acción no prescribe, tal como así se han pronunciado los Tribunales.

La demanda además se puede interponer ante los Juzgados del domicilio del actor o demandante.

Adelante y suerte!!. Siempre asesorado por un abogado.